Siempre da revancha


17.06.13 | Por Rodrigo Castellano | @RodriCastellano | Enviar artículo |

Hace exactamente un año los hinchas de Independiente se regocijaban con un empate que dejaba a San Lorenzo al borde del descenso. Una temporada después, la historia se dio vuelta, y el Ciclón terminó dándole la puntada final a Independiente para mandarlo a jugar al Nacional B.

Domingo 17 de junio de 2012. San Lorenzo va a la cancha de Independiente buscando un resultado que lo ayude a escaparle al descenso. Su gente, como a lo largo de todo el duro torneo, llega al Libertadores de América con la esperanza de sumar de a tres y de soñar con terminar de salvarse en la última fecha. Del otro lado lo esperan, jocosos, miles de hinchas que, regocijados por la desgracia ajena, despliegan una bandera que cita “Los grandes nunca descienden”. Por ahí se ve también a uno disfrazado de fantasma, con una sábana blanca y una B pintada de azul y rojo en el pecho, y en la popular visitante las ganas de revancha inmediata hacen necesario un triunfo que los obligue a esconder sus trapos y a volver a respetar la historia de un club tan grande, que hoy pasa por sus peores momentos.

Pero no. Otra vez los once en cancha no respondieron a la altura de las circunstancias y la situación se complica más que nunca. San Lorenzo entra por primera vez en zona de descenso directo y sus hinchas se retiran de Avellaneda con los ojos llenos de lágrimas, intentando hacer oídos sordos a ese canto que retumba “para nunca más volver”. Para colmo Rafaela gana en su cancha y el panorama es cada vez más negro. Los viejos, los más grandes, los que vivieron el 81 vuelven a sufrir una sensación que pensaron nunca más iban a tener que sentir. Los pibes, los más jóvenes, los de menos de 30, sienten que viven el peor día de su cuerva vida. Están viendo como su club toca fondo y ya queda poco por hacer.

Sábado 15 de junio de 2013. Casi un año pasó de la última vez que San Lorenzo pisó este estadio. El panorama es otro. Totalmente distinto. Aquel fatídico día del padre quedó en el olvido gracias a un par de triunfos que dejaron a Boedo en primera y hoy, Avellaneda no tiene el mismo humor que hace 363 días. La enorme bandera en la platea ya no está. Nadie asevera que “los grandes nunca descienden”. El hombre vestido de blanco, el fantasma del descenso, así se hacía llamar, hoy genera fobia en los hombres vestidos de rojo, y no se lo ve ni en la platea ni en la popular. Ni la cantidad de gente en el estadio es la misma. Hoy, más allá de los algunos locales que decidieron no llegar, la popular visitante está vacía. Así lo quiso la gente de seguridad.

Habrá sido el destino el que, empecinado en demostrar que el fútbol siempre da revancha, haya puesto el mismo partido, casi para la misma fecha y en el mismo escenario, pero con realidades distintas. Hoy no hay cargadas, ni banderas, ni gente disfrazada. Hoy el hincha de San Lorenzo ni siquiera pudo acercarse al Libertadores de América a ver como su equipo volvía a sumar de a tres en el torneo. Hoy ninguno disfruta. En la cancha sólo hay sufrimiento. Desde su casa alguno gritará y se acordará de aquel día sintiendo que se está haciendo justicia, y descargará toda la bronca contenida festejando que su soberbio rival se está yendo. Que San Lorenzo le dio la puntada final. Que son los que escupieron para arriba los que ahora se van con lágrimas en sus ojos. Que al final tenía razón el que te decía que el fútbol da revancha. Que ellos deberán esperar, por lo menos más que un año para tenerla.

Que se vengan los chicos de todas partes


8.05.13 | Por Rodrigo Castellano | @RodriCastellano | Enviar artículo |

Mientras en Boedo se disfruta el apogeo de los pibes formados en inferiores, otros canteranos, a préstamo en distintos clubes, se destacan y se preparan para volver en junio y ganarse un lugar dentro del plantel Cuervo. Uno que tiene chances de ser tenido en cuenta es Fabricio Pedrozo, quien volvió a marcar para Almagro, esta vez en el clásico ante Estudiantes.

Villalba, Correa, Navarro, Contreras, Catalán, Arias, Devechi. Estos son sólo alguno de los nombres que desde hace un tiempo a esta parte, con los resultados en Reserva e inferiores y su reciente inclusión en Primera, ilusionan a la mayoría de los hinchas que sueñan con ver un equipo lleno de jugadores formados en el club.

Y este entusiasmo provocado por los resultados hace que aquella sentencia que aseguraba que “en inferiores no tenemos nada”, se debía más a una incapacidad de buscar y preparar a los juveniles que a la falta de materia prima, y hoy, no sólo San Lorenzo disfruta de sus propios canteranos, si no que el ascenso argentino también tiene a un par de Cuervitos demostrando que en su regreso pueden acoplarse al plantel de JAP.

El caso ejemplar a lo largo del año fue el del Adrián Martínez. El Chino, a punto de cumplir su temporada en Olimpo y acompañado de Nereo Champagne (otro que tiene chances de volver), jugó gran parte de la temporada en un equipo que a medida que pasan los días se acerca más a su vuelta a Primera, sumando esos partidos que se creen necesarios en algunos casos para adaptarse a la más alta categoría.

Uno que explotó en los últimos días fue Fabricio Pedrozo, quien en el clásico entre Almagro y Estudiantes de Caseros, volvió a anotarse entre los goleadores, sumando su sexto gol en el año y dándole al Tricolor un triunfo ante su rival que le permite soñar, faltando tres fechas para el final, con meterse en el reducido para pelear por un ascenso a la B Nacional.

Además, sin una buena campaña de su equipo, Gonzalo Bazán también es otro que suma partidos en Instituto, al igual que Sebastián González en Unión La Calera de Chile, y que Rafael Cabrera, quien se recupera de una fractura junto a Pedrozo en Almagro. Quedará para recuperar en su regreso el goleador histórico de las inferiores de San Lorenzo, Nahuel Benítez, quien entre bajo rendimiento y lesiones jugó poco en la temporada que le puede significar el ascenso al equipo Bahiense.

¿Futuro? Presente


9.04.13 | Por Rodrigo Castellano | @RodriCastellano | Enviar artículo |

Navarro, Correa, Villalba, Contreras, Catalán. Los pibes de San Lorenzo quieren dejar de ser promesas para convertirse en realidad, y en Liniers, algunos dieron la primera prueba de que de chicos les queda poco. Ahora quedará en el técnico la decisión de guardarles un lugar dentro del plantel de Primera.

19 de noviembre de 2011. De la mano de Tito Carotti la Séptima de San Lorenzo se consagraba campeona después de un largo tiempo con dos pibes en cancha que ilusionaban a más de uno. Un tal Angelito Correa, chiquitito, encarador, hábil, rápido; y un tal Rodrigo Contreras, goleador, potente, de buen pie. Dos promesas firmes. Que hacían volver a creer en un futuro con jugadores autóctonos del club.

Un tiempo después, a finales de 2012, la Reserva del Ciclón, manejada un tiempo por el mismo Tito y más tarde por Fernando Kuymuchógul, se trepaba a la cima de su torneo con un equipo formado en su totalidad con Cuervos criados en casa. Otra vez, y como un año atrás, entre esos once estaban Correa y Contreras, pero para sufrimiento de los ansiosos, a estas dos joyitas se les sumaban algunos otros pibes que, sin pergaminos en sus categorías, se mostraban preparados para conseguir el premio mayor: el debut en primera. Un tal Leandro Navarro, doble cinco, elegante, con la mejor pegada en todo Boedo y Bajo Flores; otro, Tito Villalba, veloz delantero, explosivo y atrevido; y Matías Catalán, un lateral derecho que se iba haciendo lugar en tiempos donde escasean los jugadores en su puesto.

Faltó solamente que llegara un técnico que mirara un poco para abajo, un cuerpo de coordinadores de inferiores que se comunicara con los hombres de la Primera, para que ese futuro auspicioso dejara de serlo y se convirtiera en un presente que sigue ilusionando; para que algunas de las tantas promesas comenzaran a cumplirse; para que los pibes fueran obligados a hacerse hombres adentro de una cancha. Y ese día de a poco fue llegando.

Salvo Catalán, quizás opacado por un regular Prósperi, los otros cuatro fueron debutando en primera, mal o bien, con las irregularidades lógicas que genera la cabeza de un chico de menos de 20 años que comienza a codearse con los más grandes. Ahora sí, faltaba sólo convencer a la gente de que el futuro había llegado.

6 de abril de 2013. San Lorenzo pierde en Liniers 1 a 0 con Vélez. El panorama es, por lo menos, complicado. Pizzi ve hacia su derecha y allá a lo lejos sobresale la figura de Alan Ruiz, calentando tras los carteles de publicidad. Pero afina su mirada, se fija bien y se decide por los pibes. Villalba, Correa y Navarro. Los tres adentro, a cambiar la historia. Habrá sido casualidad, esas cosas del destino que cada tanto ayudan a los que lo necesitan, pero ese centro envenenado –como todos los que tira Navarro- se escondió detrás del sol y se coló en el arco de Sosa, desatando el grito de 50 hinchas camuflados de dirigentes o periodistas que sufrían en la popular visitante. Y por las dudas, por si con el resultado sólo no bastaba, Villalba se guardó algo más para el final: la aguantó, la pisó, y cuando Correa salió disparado con su diagonal lo dejó mano a mano contra el arquero, para que la historia sea completa, para que los pibes se fueran del Amalfitani en andas. Lamentablemente, esta vez, la suerte no los acompañó, y el pie de Angelito no se metió de lleno debajo de la pelota, y ese intento de cucharita se fue despacito, a un costado del palo. Pero nadie se atrevió a criticarle nada. Al contrario. Hubo sólo palabras de aliento. Porque sí, se había errado un gol, el que le daba el triunfo a San Lorenzo, pero también, junto a sus dos compañeros, habían demostrado que con ellos se puede contar. Que no hace falta seguir reviviendo jugadores que ya desperdiciaron cuantas chances tuvieron. Que no es necesario salir a comprar por comprar y terminar trayendo tipos que no cambian la ecuación. Porque los pibes crecieron, y dejaron de ser futuro. Y si bien les falta una eternidad para llegar a lo que será su máximo rendimiento, ya son parte de un presente que tiene la responsabilidad de devolverle a San Lorenzo el lugar que la historia se encargó de guardarle, y que algunos pocos incapaces, le robaron este último tiempo.

Para sumar y probar


19.01.13 | Por Rodrigo Castellano | @RodriCastellano | Enviar artículo |

Pizzi marcó como objetivo de los amistosos de pretemporada el hecho de “agarrar ritmo”, pero ya se vieron en el partido de ayer algunos nombres poco conocidos que dejaron una buena impresión y comenzaron a meterse entre las variantes del equipo en la temporada: Navarro, Catalán y Verón se destacaron entre los once titulares y de a poco van pidiendo pista.

Cuesta analizar un partido cuando los dos planteles están en pretemporada, cuando, por lo menos para San Lorenzo, se juega el primer partido tras más de un mes de inactividad, cuando la diferencia de categoría entre ambos equipos es tan grande como la de un equipo de Primera y uno del Argentino A. Pero así y todo, el triunfo de ayer de San Lorenzo dejó algunas imágenes positivas para jugadores que, de a poco, van buscando ganarse un lugar en el plantel profesional del equipo.

Para el que pudo ver algún partido de la Reserva de Caroti el semestre pasado, seguramente no fue una sorpresa, pero las actuaciones de Navarro y Catalán entusiasmaron a más de un hincha que en el estadio o por televisión observaron la victoria de San Lorenzo. Es que sí, la pegada de Leandro, parado ayer casi como un enganche, y la buena ubicación sumado a la proyección de Matías, participe en el primer gol de Stracqua, seguramente dejaron contento a Pizzi, quien ya los había llevado a la pretemporada.

Otro que dejó una buena impresión fue Gonzalo Verón, quien, a pesar de notárselo falto de fútbol, complicó con su velocidad y terminó generando el penal que le dio el segundo gol y el triunfo a San Lorenzo para terminar quedándose con la Copa.

El objetivo está claro pero de ahí se van desprendiendo otros. Pizzi busca que el plantel sume minutos pero algunos chicos quieren aprovechar su chance para ganarse un lugar entre esos 15 o 16 que el técnico marcó como sus elegidos para afrontar el campeonato. Y en San Luis, hubo tres que arrancaron con el pie derecho.

Eternamente gracias


16.11.12 | Por Rodrigo Castellano | @RodriCastellano | Enviar artículo |

Por haber entendido que el reclamo era justo, que nos habían robado. Por haberse puesto en el lugar del hincha y por haber hecho valer la democracia como pocas veces en la historia. Por devolvernos a los Cuervos nuestro lugar en el mundo, 33 años después del despojo, primero a ustedes, Legisladores de la Ciudad de Buenos Aires, gracias.

A la gente. A los 2000 del 25 de noviembre de 2010, a los 20.000 del 10 de abril de 2011, a los 50.000 del 5 de julio de 2011, a los 100.000 del mítico 8 de marzo en la Plaza de Mayo y a los 6000 que ayer, sin previo aviso, partimos rumbo a la Legislatura para presenciar cómo este sueño tomaba forma. A ellos, y a todos los que tenían todo arreglado para inundar de Cuervos la Ciudad el 22 de noviembre (algo que igual va a suceder), gracias.

A esta Comisión Directiva, que apoyó desde su llegada este proyecto, que le dio, con su peso y con la unión de todos sus componentes, el último empujón a un trabajo de años que arrancó como una utopía y ayer se concretó. A Lammens, a Tinelli, a Etman y a los otros 17 que hoy representan al club y a todos sus socios, gracias.

A esos pocos locos que arrancaron hace años y a los que nadie escuchaba. A los que nos convencieron de que nada era imposible. A los que idearon el proyecto, caminaron la Legislatura, juntaron a la gente. A los responsables de que la votación de ayer no tuviera votos en contra. A Adolfo Res, Daniel Peso, Claudio De Simone, Marcelo Culotta y todos los componentes de la Subcomisión del Hincha del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, gracias, eternamente gracias.

A mi abuelo y a sus viejos, los que nos contaron repitiendo hasta el hartazgo, sus vivencias en Avenida La Plata. Al Padre Lorenzo Massa. A todos los responsables de mantener este legado que superó el centenario y que mantiene al club desde sus inicios en lo más alto del fútbol argentino, gracias. Gracias por hacer a San Lorenzo tan grande. Gracias por abrirnos la cabeza. Por hacer que nos demos cuenta que Boedo era nuestra casa y que nos habían robado. Gracias por pelearla juntos. Gracias por la Vuelta. Gracias por hacernos tan feliz en un momento tan difícil. Por hacerme saber, que voy a poder vivir eso de lo que tanto me hablaron. Eternamente gracias.

« Anteriores Posteriores »


Diarios de hoy

vuelta a boedo

 




!http://www.adobe.com/images/shared/download_buttons/get_flash_player.gif(Get Adobe Flash player)!:http://adobe.com/go/getflashplayer








¿Quien debe ser el nuevo DT?

Gabriel Heinze
Pablo Lavallen
El Pampa Biaggio
Otro





!http://www.adobe.com/images/shared/download_buttons/get_flash_player.gif(Get Adobe Flash player)!:http://adobe.com/go/getflashplayer
CSSTabs

Último partido

3-1

Próximo partido

vs

Tabla de posiciones

Pos Equipo Pts
1 Boca 15
2 San Lorenzo 12
3 Lanus 12
4 River 11

 

 

 

 


Tabla de promedios

Pos Equipo Pts Prom
1 Boca 88 1.784
2 River 49

1.775

3 San Lorenzo  88 1.681
4 River 87 1678
5 Est.LP 87 1.620

Copa Libertadores

Pos Equipo Pts
1 San Lorenzo (C) 10
2 Atl.Paranaense(C) 10
3 Flamengo 9
4 Catolica 5

 

 

 

 


 

dimpack

tia margarita

lugo lubricentro

 

 

De San Lorenzo